Estabilidad postural, lesión y rendimiento deportivo.

El término estabilidad postural  hace referencia a la capacidad que tiene un individuo de mantener la postura corporal y el centro de gravedad  dentro de unos límites estables y con una buena base de sustentación. Para conseguirlo, entran en juego muchos elementos que contribuyen en conjunto a mantener la condición de normalidad y estabilidad. Forman parte de este complejo: ojos, músculos, articulaciones, pies…y hasta incluso la propia piel.

Centrándonos en el elemento que constituye la base de nuestro cuerpo, tiene que quedar claro lo importante que es mantener una correcta armonía de los segmentos que forman pie y tobillo, ya que un mal apoyo podal puede desestabilizar el complejo que constituyen nuestros huesos, músculos… dando lugar a un desequilibrio postural que por sí solo puede desarrollar patología, ya sea en la actividad diaria, laboral o deportiva, y con mayor incidencia en esta última, ¿por qué?: nuestro cuerpo, en ocasiones, es capaz de compensar este tipo de anomalías en el transcurso de nuestra vida cotidiana, en la que las actividades que realizamos son de baja intensidad de cargas o baja solicitación musculo-esquelética, y digo en ocasiones por que son las menos, pero durante la práctica deportiva existe un aumento de estrés biomecánico y de tejidos, tensiones/compresiones, que si en presencia de estos desequilibrios posturales, nuestro cuerpo no es capaz de controlarlos y compensarlos, lo más lógico que puede ocurrir y que de hecho ocurre, es que dichos tejidos (músculos, tendones, ligamentos, discos intervertebrales…) ven superada su capacidad para soportar esas altas cargas de trabajo y aparecen las temidas lesiones, es matemático.

Por lo tanto, en el ámbito deportivo, la estabilidad constituye un pilar básico para alcanzar el éxito, pongamos un ejemplo;

Un atleta sano, sin patología ni descompensación muscular, con un centro de gravedad dentro de los rangos de normalidad y con una buena estabilometría (un buen control de la postura) siempre rendirá más/mejor y tendrá menos probabilidad de sufrir lesión, que por ejemplo: un atleta con una dismetría real (una pierna más larga que otra) la cual modifica su pisada, desplazando su centro de gravedad y desestabilizando su equilibrio. El famoso velocista Usain Bolt hace buena referencia al caso; al margen de que es un portento físico, al medallista se le augura desde el punto de vista clínico, una carrera deportiva corta, debido al gran número de lesiones que ha venido sufriendo por culpa de una dismetría de nada más y nada menos que 1,5 cm, siendo su pierna derecha más larga, además de una espalda que sufre de escoliosis. Hasta  sus 18 años no descubrió que ésta anomalía era su talón de Aquiles y la culpable de sus lesiones y su pobre rendimiento físico, la situación que vivió hasta que alcanzó la mayoría de edad llevó a tal desesperación al atleta, que estuvo incluso a punto de abandonar, pero gracias a su indudable  esfuerzo, maravillosa genética y a la necesaria atención de un equipo médico multidisciplinar ha alcanzado el éxito por el que hoy en día le conocemos.

 

Siguiendo el hilo del ejemplo anterior, ya sabemos que en el caso de un individuo que presente diferencia de longitud entre ambas piernas y comparándolo con un individuo sano, la dismetría provocará en el afectado una solicitación muscular, tendinosa y ligamentosa MAYOR durante la actividad deportiva, que se produce con el fin de mantener una estabilidad que permita la normalidad del movimiento, pero se produce de forma anómala dando lugar a contracturas, tendinitis, esguinces, lesiones articulares, hernias discales, cervicalgias… etc. Lo mísmo ocurre con otras patologías como pueden ser el pie plano, que puede cursar con esguinces repetidos de tobillo y posterior artrosis si no se trata, o el pie cavo con metatarsalgias y lumbalgias, un metatarso adducto, coaliciones óseas… y un largo etc.

También cabe destacar la inquietud de muchos atletas, que acuden a consulta con el único motivo de mejorar el rendimiento en su disciplina deportiva, y saben perfectamente que un desbalance muscular es sinónimo de pérdida de eficiencia. Cualquier desajuste en nuestro cuerpo, producirá que la energía aplicada para realizar un movimiento no se aplique de la manera apropiada. Nuestro papel en estos casos es identificar las deficiencias y estabilizarlas con el fin de PERFECCIONAR EL RENDIMIENTO DEL INDIVIDUO Y PREVENIR LAS POSIBLES LESIONES DERIVADAS de su condición física.

desequilibrio postural - Tracius Weightlifting & Fitness

 Desequilibrio postural vs Equilibrio postural

Equilibrio postural

 

Por supuesto, la correcta ejecución de los ejercicios que realizamos en la actividad deportiva dependen de tener una buena base técnica y ésta se sustenta en un correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Muchas veces nos frustramos mientras nos esforzamos por ejecutar una técnica limpia, y no siempre somos conscientes de que existe este factor de anomalía que limita esa correcta ejecución. En ese caso, tratarlo es la mejor opción tanto a nivel deportivo como preventivo para nuestra salud.

Desequilibrio postural

Descompensación en tren inferior, con mayor solicitación muscular en miembro inferior derecho

 

En la especialidad médica de Podología Deportiva, bajo el estudio clínico y biomecánico, diagnosticamos, tratamos y prevenimos con éxito las afecciones relacionadas con los desbalances musculares, óseos…etc. Como comentábamos anteriormente, también es posible con un tratamiento preventivo y en ausencia de lesión, mejorar el rendimiento deportivo y la calidad de vida del atleta mediante dispositivos ortésicos como son las plantillas a medida, acompañadas de un calzado apropiado y un correcto programa de entrenamiento destinado a compensar deficiencias musculares.

Para familiarizar a los lectores con el tema, se muestra a continuación el caso de un atleta con dismetría. Padecía a consecuencia lumbalgia y dolores a nivel de tobillo. Fue tratado con órtesis plantares a medida, desapareciendo la sintomatología dolorosa y lo que es mejor, la ganancia que obtuvo en resultados positivos durante su entreno y competencias. Mostramos unas imágenes que corresponden al estudio de la pisada antes de poner las plantillas y con ellas puestas. Se puede apreciar la diferencia de cargas que soporta cada pie sin el soporte plantar y la corrección que se produce con la adicción de las plantillas personalizadas.

Estudio estático sin plantilla.

Paciente con dismetría de 1 cm, pierna derecha más corta. Centro de gravedad desplazado hacia atrás y derecha, aumento de carga en talón derecho y zona metatarsal respecto de su pie izquierdo. El pie derecho soporta un 58,2% de su peso corporal. El pie derecho tiene una superficie mayor de 14cm2  más que el izquierdo.

Estudio sin plantilla

Estudio estático con plantilla a medida.

Las cargas se estabilizan y se reparten entre ambos pies. El centro de gravedad se coloca en el centro y se estabiliza la carga metatarsal. En ambos talones también se normaliza la carga, soportando ahora un 47% de su peso corporal con el pie derecho.

Estudio con plantilla

 

 

Insistimos como de costumbre en que, para valorar este tipo de anomalías os pongáis en manos de profesionales especializados en el diagnóstico, prevención y tratamiento de las mismas. Se precisa de un complejo estudio clínico y biomecánico, que en muchas ocasiones van acompañados de pruebas complementarias (radiografías, ecografías…) y sobre todo, es importante asegurarse de que el profesional que os trate sepa interpretar y relacionar los valores de los estudios complementarios con los hallazgos clínicos y la historia clínica, imprescindible para establecer un correcto diagnostico y proceder de la manera más precisa y beneficiosa. De nada sirven los resultados de un estudio biomecánico en manos de un economista por poner un ejemplo. Quiero decir con esto que son necesario los conocimientos de un especialista en el tema para interpretar y contrastar los resultados. Puede resultar repetitiva la advertencia pero considero que a nuestra salud hay que darle la importancia que se merece, así que… “Permíteme que insista”, pasa de largo cuando veas los estudios de pisada en tiendas deportivas, hazte un favor e invierte en salud.

Para más información accede a nuestra web

A entrenar!

 

 

Cristina Garcia
Cristina Garcia
Diplomada en Podología por la Universidad Complutense de Madrid. Colegiada nº 2656 por el colegio de podólogos de la Comunidad de Madrid. Experto en Cirugía del Pie, Podología Médico-Quirúrgica por la Universidad Complutense de Madrid. Experto en Cuidado del Paciente con Pie Diabético por la Universidad de Barcelona. Ecografía Diagnóstica en patología de Pie y Tobillo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Propietaria de Clínica Podológica Alcorcón

Comments are closed.